viernes, 2 de octubre de 2009

POEMAS IMPRESCINDIBLES. (DOLORES FLÁNDEZ, LEONEL LIENLAF, ELICURA CHIHUAILAF.

MARCIA FLANDES (Temuco,):

Participa en el Taller Literario “Artistas del Acero” en 1992. Ingresa al Taller Literario “Mano de Obra” en 1994. En diciembre de 1994, sus poemas aparecen publicados en la Revista Literaria “El beso silabeado en el cielo” y sus cuentos en el Folletín literario N° 2 de “Las revueltas literarias” de la Casa del Andalién. En 1995, publica su libro de cuentos y poemas, “Llamado Subterráneo” (Letra Nueva). Aparece en la Antología Mano de Obra (1984-1996), Letra Nueva. En 1997, Ediciones Etcétera publica su tríptico “El Canto de las Imágenes”. En 1998 la Revista literaria “Mano de Obra” N° 18, publica algunos de sus poemas. En 1999, publica “El Principio del Verbo”, en Cuadernos del Sábado (Letra Nueva). Ha publicado poemas y cuentos en la Revista Literaria “Mano de Obra” números 18, 29 y 20. Ha realizado multiples actividades como gestora cultural. Actualmente es integrante de la directiva de la Sociedad de Escritores de Chile, filial Arica.

MAGNICIDIO

Su cuerpo bajo cada grano de tierra aúlla en la noche roja. Su Verdad clama. Huracanes y remolinos caen de sus ojos. El fulgor de las metrallas apagó aquellos labios. La injusticia se vistió de obscuras leyes. Lluvia de balas golpearon al inocente como ríos de sombras muertas. Llegará el día en que su voz la escuche el mundo nuevo y su verdad se levante al fin flameando al viento en Libertad! En el filo del tiempo ineludible el opresor que en esta vida quitó la luna y las estrellas de un sólo Golpe con tantas manos ya no tardará en estar durmiendo con las tinieblas con los gusanos.

LAS VOCES DEL SILENCIO

Hay húmedo fantasmas recorriendo grietas retorcidas de un pasillo. Sólo ellos saben quienes caminan con las manos en la nuca quienes caminan con la muerte en las manos. Aquí todo huele a pólvora y sangre antigua. Hay bujías guardando gritos y quejidos hay bujías que saben tanto de entrañas desgarradas. Y ahora es casi olvido todo es casi quieto. Cuántos huracanes faltan para quebrar los cristales? Cuántos vienen en camino?

UN MUNDO NUEVO

(ENTRE PARÉNTESIS)

Qué será de mi niño nacido entre bombas?
(Yo quisiera para él explosiones de risas)
Qué será de mi niño en esta soledad de hombres?
(Yo quisiera para él compañía de ángeles)
Qué será de mi niño sobre este campo minado?
(Yo quisiera para él un rico huerto)
Qué será de mi niño entre caníbales?
(Yo quisiera para él un mundo de humanos)
Qué será de mi dulce niño cuando ya mis brazos no lo cubran?
Le habrá atrapado el remolino su alma?
Le habrá helado el tiempo su corazón?
No quiero ver su rostro empañado con la mueca del dolor
no quiero verlo morder estos mismos versos.

A mi adorado hijo Luis Alonso.



SUENAN LAS CAMPANAS

llevo más de nueve meses
en el útero del silencio
en la gestación del desamparo.
M.F.

Las trasnochadas máscaras están cansadas de esperar.
Esos forajidos rostros estacionan su reflexión.
Afuera cae locura frente a la catedral cerrada
donde algunos aguardan
"LA MANO DE NADIE".
Todo parece un gran anuncio
mientras aquí
en este rincón
enfermos de piedras y vidrios quebrados
los sin boca reptan sobre el infortunio.

DESPUÉS DEL NAUFRAGIO

De los apartados muros tus cercanas huellas vienen atravesando rostros y frases. De las desgastadas paredes emerge tu nombre pleno de aromas grises. Tu nombre en medio de siluetas obscenas me llama con sus pétalos de loto. No puedo evitar estos pies viscerales mis pasos se hunden con sus raíces doliéndose en la noche. No puedo evitar la soledad neoprénica en esas bocas secas deambulantes bajo la lluvia de barro. No puedo evitar el frío de los húmedos en orina y alcohol.

ENTRE DROGAS Y ALCOHOL

La calle huele a pisadas ebrias se me instala en la memoria y no me deja respirar. Un sorbo de esos delirios termina en las aceras chorreando amnesia colectiva. Los nombres se desvanecen en medio del humo que cubre el acantilado. Si alguna vez navegamos en busca de lucidez nos tropezamos con el más trastornado de los desamparos el más triste de los sueños. No importa el motivo ni la razón hay que salir a besar el aire porque para eso estamos.


DE DOS PLAZAS


Sobre dos metros de placer edifico una esperanza de parir sin miedo esos quejidos propios de hembra adquirida en la mejor subasta. Qué importa si debajo de las raíces de algún sol en penumbras se esconden los reptiles. Más tarde emergen de las sábanas con tanta fruición de búsqueda que nada los detiene entonces irremediablemente se internan dentro de mi átomo. Existe ese color en mi sombra intermitente dispuesta a empañarse de encuentros. Para esos lugares guardo estas cenizas que servirán para recostar nuestros erráticos huesos cuando vengas incansablemente como un ezquizofrénico trasnochado a depositarlos de a uno en esta vehemente memoria.

MI ARTERIAL ARGUMENTO

El reflejo del asombro me parte en dos al darme cuenta de este regreso. Buceo en la palabra que Anguita en su más lúcida visión sabe lo inexorable de este nacer continuamente en el verbo. Este ir y venir de los significados donde el sólo hecho de mirarse el silencio se abre paso para dar cabida al pensamiento desnudo de nuestros cuerpos etéricos fusionados en el idioma de los dioses. Ahí sucumben todas las máscaras que adornan la Verdad. Y me encuentro fuera de mí de esta máquina del tiempo.


A LOS QUE YA NO ESTÁN


Se me encoge la memoria de tanto recordar
mis ramas temblorosas nacientes de este sur.

Temuco, Loncoche, Pitrufquén
mis queridos parientes ya reposan lejos
de esta cuna verde y húmeda.

Hoy en la tristeza se pasean y respiran este sol
cubierto de nostalgia
con olor a leña quemada por la mano que ahuyentó
las sombras.

Se me agota el pensamiento de no poder alcanzar
ni siquiera los despojos de sus voces
ellos, todos ellos con el silencio de espinas
me azotan la mirada.

Rostros, veo rostros empapados de aire
que recorren esta larga carretera austral.


LA MANO DE NADIE.



MADRE

Me hundo en las profundidades
de los mares
me hundo en las profundidades
del universo
y en las profundidades
de mis pensamientos.
En mi universo me pierdo
en mi universo me encuentro
en mi universo me hundo
en mi universo me elevo.
Giro, giro giro asciendo
y en mil colores estallo
me fundo en la nada y el todo.
Soy noche soy luz alborada y ocaso
soy viento soy lluvia soy flama
soy perlas soy corales soy ágata
rubí esmeraldas diamantes oro plata
soy diosa soy hada soy humana
mujer hasta la cumbre elevada
soy todopoderosa soy madre.
DOLORES FLÁNDEZ

GUERRAS HURACÁN


La naturaleza tiembla
como novia pudorosa
la arremetida del vendaval
que se aproxima
todo está quieto
ni una brisa ni un ruido
el olivo tiene un estremecimiento de frío
los pajarillos como bólidos
se apresuran en regresar a sus nidos
con mi corazón estremecido
espero y suspiro.
Por el televisor llegan noticias del horror
de esa horrenda guerra sin razón
matanza sufrimiento llanto terror.
Un terrible huracán segó vidas al pasar
un volcán en erupción lanza lava sin cesar.
De pronto a torrentes la lluvia descendió
un relámpago un rayo un estruendo.
La naturaleza vejada
se limpia se lava
ha sido ultrajada,
humillado su pudor
la tierra envenenada
vomita su dolor
el mal llamado hombre
ese insecto las entrañas le comió
nada detiene este enjambre de langostas
estas guerreras y horribles hormigas rojas
estas insaciables termitas que todo devora
en su locura no dejará nada para la posteridad
su mente ofuscada no teme a nada
terremotos aluviones marejadas
tempestades ciclones volcanes en lavas
él sigue adelante sordo ciego con su metralla
entretanto la naturaleza estremecida solloza.
DOLORES FLÁNDEZ.
..................................................................
La palabra de los antepasados.


La conversación (es decir, la oralidad) con los abuelos y los padres fue el primer aprendizaje:


A orillas del fogón (en su memoria) los abuelos mueven los tristes labios del invierno y nos recuerdan a nuestros muertos y desaparecidos y nos enseñan a entender el lenguaje de los pájaros Nos dicen:
Todos somos hijos de la misma Tierra, de la misma agua ... ... Sentado en las rodillas de mi abuela oi las primeras historias de árboles y piedras que dialogan entre sí,con los animales y con la gente Nada más me decía, hay que aprender a interpretar sus signos y a percibir sus sonidos que suelen esconderse en el viento. ... También con mi abuelo compartimos muchas noches a la intemperie Largos silencios, largos relatos que nos hablaban del origen de la gente nuestra del primer espíritu mapuche arrojado desde /el Azul De las almas que colgaban en el infinito como estrellas Nos enseñaba los caminos del cielo, sus ríos /sus señales.

Elicura Chihuailaf.

Esta poesía es, asímismo, la « visión », el «alma », el «sueño » de los antepasados.
Yo soy la visión de los antiguos espíritus que durmieron en estas pampas. ... Soy el sueño de mi abuelo que se durmió pensando que algún día regresaría a esta tierra amada. ... He corrido a recoger el sueño de mi pueblo para que sea el aire respirable de este mundo.


Leonel Lienlaf



EN ESTE SUELO HABITAN LAS ESTRELLAS

Elicura Chihuailaf N.

En este suelo habitan las estrellas
En este cielo canta el agua
de la imaginación
Más allá de las nubes que surgen
de estas aguas y estos suelos
nos sueñan los antepasados
Su espíritu -diecen- es la luna llena
El silencio su corazón que late.

TVFACI MAPU MEW MOGELEY WAGBEN
Tvfaci mapu mew mogeley wagvben
Tvfaci kajfv wenu mew vlkantuley
ta ko pu rakiduwam
Doy fvta ka mapu tañi mvlen ta komv
xipalu ko mew ka pvjv mew
pewmakeiñmu tayiñ pu fvcakece yem
Apon kvyeh fey tañi am -pigekey
Ni hegvmkvleci piwke fewvla ñvkvfvy.

De su libro, El invierno su imagen y otros poemas azules, 1991.

No hay comentarios:

Publicar un comentario