sábado, 18 de septiembre de 2010

UNA VEZ MÁS


UNA VEZ MÁS


Quiero el peso de toda
tu ansiedad
para arrastrarla
hasta el rincón
más oscuro
y allí tocarle
cada gemido
entre piel y maldiciones
dejar regado el suelo
con la súplica:
ya no más!

Yo también
"senté a la belleza
en mis rodillas"*
sé que es amarga
libidinosa
con voraz apetito
engulle víctimas.

No me canso de estrangular
su corazón
cada vez que puedo.
Quiero aturdir
mis inclinaciones
porque estoy a punto
de abortar mis delitos
ahora que repto
junto a la locura
vociferando de noche
con una maleta en la mano.
___________
*A. Rimbaud

LA MANO DE NADIE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario