viernes, 2 de octubre de 2009

GABRIELA MISTRAL, DIARIO LA VOZ DEL ELQUI, VICUÑA.





                                          


                                           

Diario :la voz de Elqui,Vicuña


8 de marzo de 1906
Articulo de Lucía Godoy alcayata
(Gabriela mistral)

(Escrito a los 16 años)
"Instruir a la mujer es hacerla digna y levantarla. Abrir­le un campo más vasto de porvenir, es arrancar a la degra­dación a muchas de sus víctimas.
Es preciso que la mujer deje de ser la mendiga de pro­tección; y para vivir sin que tenga que sacrificar su felici­dad con uno de los repugnantes matrimonios modernos; o su virtud con la venta indigna de su honra.
Porque casi siempre la degradación de la mujer se debe a su desvalimiento.
¿Por qué esa idea torpe de ciertos padres, de apartar de las manos de los hijos las obras científicas con el pretexto de que cambie su lectura los sentimientos religiosos del corazón?
¿Qué religión más digna que la que tiene el sabio?
¿Qué Dios más inmenso que aquel ante el cual se pos­tra al astrónomo después de haber escudriñado los abismos de la altura?.
Yo pondría al alcance de la juventud toda la lectura de esos grandes soles de la ciencia, para que se abismara en el estudio de esa Naturaleza de cuyo Creador debe formar­se una idea. Yo le mostraría el cielo del astrónomo, no el del teólogo; le haría conocer ese espacio poblado de mundos, no poblado de centellas; le mostraría todos los secretos de esas alturas. Y después que hubiera conocido todas las obras, y, después que supiera loque es la Tierra en el espa­cio, que formara su religión de lo que le dotara su inteligencia, su razón y su alma. ¿Por qué asegurar que la mujer ;no necesita sino una instrucción elemental?.
En todas las edades del mundo en que la mujer ha sido la bestia de los bárbaros y la esclava de los civilizados, cuánta inteligencia perdida en la oscuridad de su sexo, cuántos genios no habrán vivido en la esclavitud vil, inexplotados, ignorados.
Instrúyase a la mujer; no hay nada en ella que le haga ser colocada en un lugar más bajo que el del hombre.
Que algo más que la virtud le haga acreedora al respeto, a la admiración y el amor.
Tendréis en el bello sexo instruido, menos miserables, menos fanáticas y menos mujeres nulas. Que con todo su poder, la ciencia que es Sol, irradie en su cerebro. . . Que pueda llegar a valerse por sí sola y deje de ser aquella criatura que agoniza de miseria si el padre, el esposo o el hijo no la amparan. . . Y habrá así menos degradadas. Y habrá así menos sombra en esa mitad de la humanidad. Y más dignidad en el hogar. La instrucción hace noble los espíri­tus bajos y les inculca sentimientos grandes. "Hágasele amar la ciencia más que las joyas y las sedas. . . Que los libros científicos se coloquen en sus manos como se coloca el Manual de Piedad. . ." (12).

Comentario de Cecilia salinas (historiadora)
El empeño de Gabriela Mistral por difundir estas ideas, desde Elqui, en 1906, es sin duda significativo de los desa­fíos que enfrentan las mujeres en su protagonismo en una nueva fase de contradicciones sociales.
Nuestro objetivo es bosquejar la trayectoria histórica de las organizaciones femeninas en Chile. Concordamos con las interrogantes que se plantean respecto del grado de protagonismo femenino en las diversas épocas de la historia de nuestro país. Pero nos asalta la certeza de la existencia de una historia de la mujer; nuestra reflexión arranca de lo real que se expresa en el concepto: "la histo­ria la hacen los hombres y las mujeres". No obstante, creemos evidente que han quedado puntos suspensivos que es necesario completar y nos parece incitante cuando se señala:” Uno de los tantos requerimientos que acompañan la toma de conciencia de las mujeres y de sus luchas por la conquista de un espacio que las identifique, es la búsqueda de su historia, de sus reivindicaciones pretéritas, de la proyección de su opresión y de su fuerza en el devenir de nuestra sociedad”…..

 (Ximena Valdés)



1 comentario:

  1. Las mujeres tienen la palabra, bien por eso.

    ResponderEliminar